Cada mujer vive el embarazo de forma muy distinta., pero uno de los síntomas del que casi ninguna de ellas se libra es el del cansancio.

Que una vida se forme durante nueve meses dentro de ti implica un gasto importante de energía y, por supuesto, inevitablemente conlleva una serie de consecuencias para todo tu cuerpo. Y es que, ¿quién dijo que formar a un ser humano era fácil?

El cansancio en el embarazo es un síntoma totalmente normal y común. El problema viene cuando te sientes a todas horas fatigada y te da pereza hasta levantarte de la cama. Es una sensación difícil de sobrellevar. Pero no te preocupes porque existen muchos trucos y consejos que puedes poner en práctica para mejorar esta situación. Algunos son tan simples como cambiar tu dieta o hacer algo de ejercicio. ¡Con ellos conseguirás combatir el cansancio! Así que prepárate porque a partir de ahora no tendrás excusas gracias a nuestros consejos basados en expertos.

¿Cuáles son las causas del cansancio durante el embarazo?

El embarazo supone un gran cambio para el cuerpo de una mujer. Al mismo tiempo que se producen cambios físicos, se producen cambios tanto emocionales como hormonales. Obviamente los hormonales no los podemos controlar pero los físicos sí. De esta forma, regularás la energía que gastamos.

Emma Cannon, experta en embarazos y autora de The Baby-Making Bible dice: “El embarazo requiere una gran parte de energía por parte de la madre. Las embarazadas reciben energía de su alimentación, de los nutrientes de estos alimentos que se consiguen mediante el proceso de digestión, del tiempo que utilizan en descansar y de según sea su constitución”. Comer y dormir de forma irregular o el estrés son los peores enemigos para las embarazadas ya que pueden ser las principales causas para sentirse muy cansadas.

Así que, si te das por aludida porque cumples todos estos requisitos te vamos a dar algunos consejos para que, por lo menos, logres reducir el sentimiento de fatiga.

El cansancio en el embarazo: un síntoma común

Los niveles de cansancio van variando según se van cumpliendo las distintas etapas del embarazo, trimestre a trimestre. Es más normal que te sientas más cansada durante las 12 primeras semanas de embarazo ya que se trata del tiempo en el que tu cuerpo se está adaptando a los cambios.

Pero el tercer trimestre puede hacerse más duro, ya que el peso del bebé va incrementando y en consecuencia tus niveles de energía disminuyen. Pero insistimos, no hay nada por lo que preocuparse. De todas formas, si piensas que tu fatiga es inusual o extrema te recomendamos que visites tu ginecólogo inmediatamente. Probablemente, no sea nada importante pero siempre es mejor prevenir con un buen control médico.

Cuida lo que comes

Como a cualquier persona, todo lo que come una embarazada repercute en cómo se siente exteriormente. Así que te recomendamos que añadas a tu dieta sobre todo alimentos que te den energía.

Los imprescindibles durante el embarazo son:

  • Alimentos ricos en hierro como las verduras verdes, la carne roja, los huevos, el pescado y las judías.
  • Alimentos ricos en fibra como la avena, la quinoa y, el pan y los cereales integrales.
  • Las proteínas que encontrarás en la carne, el pescado y los huevos.
  • Vitamina C.

Aunque pequeñas delicias como el chocolate pueden subir el ánimo, los efectos no son duraderos por lo que es mejor optar por los alimentos que proporcionan una liberación lenta de energía como la pasta o el arroz.

Haz ejercicio

Si estás embarazada y cansada lo último que se te pasa por la cabeza es ponerte a hacer ejercicio, pero nosotras sinceramente pensamos que merece la pena. Hacer un poco de ejercicio suave durante el embarazo te ayudará a mantener los niveles de energía y combatir la sensación de cansancio.

La experta afirma que: “Practicar un poco de ejercicio de forma regular es beneficioso. Caminar, nadar, practicar yoga o pilates (para embarazadas), sobre todo”.

Aprende a relajarte

Si tienes problemas para dormir lo ideal es entrenarse para aprender a relajarse. La palabra “entrenar” puede no resultar muy relajante pero aprender a saber relajarse antes de ir a dormir ayudará a tu cuerpo a saber cuándo tiene que descansar. Trata de hacer una rutina antes de ir a la cama. Esto puede dificultarse si tienes niños en casa, pero vale la pena intentarlo.

Leer, escuchar música, darse un largo baño con agua caliente… No supone ningún esfuerzo y tu cuerpo te lo agradecerá. Si no duermes bien, no afectará al bebé directamente, pero un buen descanso de la madre lo es también para su bebé. Aquí te dejamos algunas posturas para dormir bien durante el embarazo.