Consejos para el primer baño de tu bebe

13 Mar, 2015 9:38 am

Es normal que al principio tengas dudas y te sientas angustiada, para superarlo te preparamos los siguientes tips:

La hora ideal 
De preferencia a media mañana cuando el clima es templado y sobre todo antes de alimentarlo para evitar que se quede dormido.

Revisa tener a mano:

  • Jabón y esponja
  • Toalla
  • Algodón para nariz y oídos
  • Crema Antipañalitis para la zona del pañal
  • Crema Humectante
  • Ropa
  • Pañales
  • Cepillo de cerdas suaves

Las primeras consideraciones

  • Si bien es cierto que puedes bañarlo en una tina desde su primer día de nacido, los pediatras recomiendan que optes por limpiarlo únicamente con una esponja, centrándote en la cara y el área del pañal, sobre todo para cuidar la cicatrización del cordón umbilical
  • Este tipo de aseo lo puedes realizar en una mesa o en tus piernas. Si usas una superficie dura, asegúrate que esté lo suficientemente acolchada para que tu hijo esté cómodo y no pueda rodarse fácilmente
  • Pon especial atención en las zonas con pliegues –detrás de las orejas, debajo de la barbilla y genitales– y retira perfectamente todo el jabón, pasando varias veces la esponja limpia

¡Al agua!

  • La habitación debe estar a una temperatura agradable, alrededor de los 22° C
  • Debes calentar el agua hasta que quede a 36° o 37° C, usa el codo para sentirla
  • No llenes la tina si aún no sientes que puedes sostenerlo de forma segura
  • Coloca una toalla mediana en el fondo de la bañera para hacerla menos resbalosa
  • Sostén su cabeza de modo que descanse sobre tu antebrazo y tu mano quede debajo de su axila
  • Si al meterlo extiende sus brazos hacia fuera con las palmas hacia arriba, está presentando el reflejo de moro, una reacción instantánea ante la sensación de inestabilidad.
    Para que no suceda colócale pedazos de esponja o unos calcetines enrollados en las manos, así sentirá que está agarrado de algo
  • Lava primero su cuerpo, después la cara y la cabeza
  • Si tiene costras de leche, frótalas con un poco de aceite para removerlas. Retira el jabón con una toalla húmeda (pásala dos veces)
  • Para lavar los genitales, si es niño no te preocupes si el prepucio está adherido al glande, se suele corregir con el tiempo, si es niña límpiala con un paño o un trozo de algodón de adelante hacia atrás
  • Utiliza una toalla suave para secarlo bien pero sin frotarlo

Cuando termines revisa la piel de tu hijo, si presenta alguna erupción o cambio y no disminuye a los pocos minutos, llévalo con el pediatra.

Lo más importante es que practiques diario para que vayas encontrando cuáles son las posturas y técnicas que más se adaptan a ti y a tu bebé.

Déjanos aquí tu comentario

Artículos relacionados

0