Diez maneras de calmar el llanto de tu bebe

14 May, 2015 10:39 am

Si tu bebé lleva muchas horas llorando, ya le diste de comer, ya repitió, no tiene signos de deshidratación y hasta hablaste con el pediatra, probablemente está alterado. Con estos sencillos consejos podrás ayudar a que se tranquilice. No funcionan igual para todo bebé en cualquier momento, así que si una no lo hace, intenta con otra.

  1. Ruido blanco. Esto puede ser, por ejemplo, decirle “shhhh” al oído, el ruido de un ventilador o un CD con el sonido de las olas. Cualquiera que sea constante los relaja
  2. Espejos. A los bebés les encantan las caras, las encuentran fascinantes y a veces mirar la suya frente a un espejo los distrae y puede detener el llanto
  3. Un baño de tina. Es una de las formas más eficaces para calmarlo, además de terapéutica. Puedes meterlo en su tina con agua tibia y gotitas de aceite relajante o bien bañarte con él. Ambos se podrán tranquilizar, es como borrar el día y comenzar de nuevo
  4. Un baño en la regadera. Métete con él. La sensación del agua cayendo en su espaldalo distrae y calma
  5. Sopla su cara. A veces el fluir del aire lo sorprende y tranquiliza al mismo tiempo. Esto funciona bastante bien si ha estado llorando por un rato. Rompes el ciclo, ayudándolo a eliminar el llanto
  6. Envuélvelo como tamal. A él le fascina sentirse apretado, sobre todo si es en su colcha. Le da una sensación de seguridad, calma y confort
  7. Mecerlo. En una silla o en tu regazo. Ponerlo en un ritmo de movimiento constante y suave lo tranquiliza, y a ti te relaja
  8. Succionar. Dale algo para tener en la boca. Tu dedo puede ser una muy buena opción y le encanta
  9. Cuélgate a tu bebé. Ya hablamos de las maravillas del rebozo. El tenerlo pegado a ti ayuda a que no se sienta solo, sino seguro y protegido. Muchas veces los bebés se angustian cuando no está su mamá, así que ésta es una de las maneras más sencillas de calmarlo
  10. A pasear. Cambiar de aire y de ambiente es una de las formas más positivas para que tu bebé tome un respiro. Saca el coche y da una vuelta por el parque o por la cuadra. A ti también te hará bien.

Déjanos aquí tu comentario

Artículos relacionados

0