Son varias las etapas que el ser humano debe transitar para llegar a adquirir el lenguaje. Por eso aquí te presentamos a grandes rasgos los diferentes momentos por los que atravesará tu bebé.

Etapa prelingüística.

Desde el nacimiento hasta los 12-15 meses se puede definir la primera etapa de comunicación a nivel prelingüístico. En ella se establecen los primeros recursos de comunicación del niño, especialmente con su madre.

Es en esta etapa que hay que considerar al llanto como una de las herramientas que el bebé utiliza como medio de comunicación. Su entonación, intensidad y ritmo lo hacen portador de diferentes mensajes.

A partir del segundo mes de vida aparece el juego vocal: la repetición incesante de sonidos que aparentemente carecen de sentido. Este juego vocal que se inicia con emisiones continuas de sonidos guturales, se produce en los momentos de tranquilidad fisiológica. En esta etapa el bebé repite en forma continua los sonidos que a veces lo entretienen hasta tres días. Estos sonidos pueden ser incluidos a su memoria vocal por intermedio de la intercalación o combinación con los ya existentes o pueden ser perdidos gracias a su sustitución. En este proceso paulatino se van generando nuevos y nuevos sonidos.

A esta edad, el bebé es capaz de responder a las incitaciones de su madre en un proceso de aprendizaje que se denomina: “imitación”.

Pasaje del juego vocal al lenguaje. En esta etapa que es en donde aparece el reconocido balbuceo de los niños, se excluyen aquellos juegos vocales que no forman parte de la lengua materna ya que no han sido adecuadamente reforzados. Este es un período de una riqueza fónica que no está aún al servicio del habla.

No importa la cultura en que vivamos, todos los bebés del mundo balbucean del mismo modo. Lo que sucede es que a medida que pasa el tiempo, los sonidos de la lengua materna se ven reforzados por los adultos mediante aprobaciones, asociaciones y repeticiones.

Etapa lingüística.

La etapa más rica en el desarrollo del lenguaje comienza el primer año de vida y culmina a los cinco años de edad. Durante este período se pueden efectuar diferentes clasificaciones que denotarán el proceso de adquisición del lenguaje:

Palabra – Frase

Después del año hasta casi los dos años, la situación, la mímica y la entonación expresan un contenido comunicativo.

La frase simple

Luego de los dos años de edad, las palabras van en progresiva complejidad y los mensajes tienen un alto contenido comunicativo. Comienza el monólogo infantil. El niño de cinco a siete años ya tiene integrado el instrumental locutivo, fonológico y gramatical de modo similar al lenguaje adulto.

Amplitud del vocabulario infantil

  • 1 a 6 meses: 100 palabras
  • 2 años: 300 – 400 palabras
  • 3 años: 1200 palabras
  • 4 años: 1800 palabras
  • 5 años: 2400 palabras
  • 6 años: 3200 palabras

¡Es importante que conozcamos esta evolución para cuidar y estimular el habla de nuestros chicos en el momento indicado!