¿Por qué se adelantan algunos bebés?

El parto prematuro es aquel que sucede antes de las 37 semanas de amenorrea, es decir, antes de los 259 días de embarazo contados a partir del primer día de la última menstruación.

Anualmente nacen alrededor de 13 millones de prematuros en el mundo, de los cuales el 75%, ocurre en países en desarrollo, donde no se cuenta muchas veces con la asistencia necesaria para este tipo de partos. En América Latina el promedio es de 7,7 % de partos prematuros.

Las causas del parto anticipado son diversas y a veces fácilmente identificables y otras no.

Las causas más frecuentes son:

Rotura prematura de membranas: es decir, cuando las membranas llenas de líquido amniótico que contienen al feto se rompen antes de tiempo. Esto por lo general da lugar al parto prematuro, que comienza en menos de 5 a 7 días aunque el médico intente retrasarlo. Cuando la bolsa se rompe antes de la semana 37 hay una fuerte sospecha de infección vaginal responsable del episodio. Los gérmenes provocan una serie de modificaciones en el nivel local de los tejidos, induciendo las contracciones y el parto prematuro con bolsa íntegra o ruptura de la membrana.

Parto espontáneo: es decir que comienza el trabajo de parto, por ejemplo, en un útero sobredistendido por un embarazo múltiple, (mellizos, trillizos) o por una acumulación anormal de líquido producida por el feto.

Fuertes emociones o traumas, estrés mental y físico, por ejemplo debido a un accidente automovilístico, puede adelantar el parto.

Posición anormal del feto.

Defectos estructurales en el útero.

Dentro de los partos prematuros se distinguen dos tipos:

Parto iatrogénico: provocado por el médico debido a enfermedades que padece la madre, como hipertensión arterial, diabetes, problemas de tiroides o malformaciones del bebé. Por el bien del niño y de la mamá el médico considera que el bebé va a estar mejor afuera del útero que adentro, aunque deba correr los riesgos de la prematurez.

Idiopático o espontáneo: se produce sin haber un motivo evidente. Se sospecha cada vez más que la infección vaginal puede provocar rotura temprana de membrana y el parto espontáneo. En realidad se trata de la vaginosis, que no es una infección propiamente dicha, sino una modificación patógena de la flora vaginal. Es muy importante la detección precoz y control de este trastorno.

En los extremos de las edades de las mujeres que conciben, 18 y 40 años, las infecciones suelen ser más frecuentes. En las jóvenes por cuestiones educacionales, y en las mayores que ya han pasado por varios partos, debido a una mayor predisposición, ya que el cuello del útero no es tan continente y favorece la aparición de infecciones.

 

Deja un comentario

1
Hola ¿Como podemos ayudarte?
Powered by
0