Es natural que te sientas cansada durante el transcurso de la gestación, mientras tu cuerpo se ajusta a la tormenta de hormonas del embarazo, tanto como a los cambios físicos que se producen hasta tu fecha de parto. Sin embargo, la fatiga que se produce durante el embarazo va y viene y fluye durante los trimestres; de modo que es posible que te sientas más cansada un mes y más enérgica en el siguiente. Averigua sobre la fatiga durante el embarazo y lo que puedas hacer para que te sientas menos cansada.

La fatiga durante el primer trimestre

Durante el primer trimestre, tus niveles de progesterona se dispararán, por lo cual puedes sentirte somnolienta. Igualmente, tu metabolismo se acelera y quemas más energía; y esto también puede contribuir a generar fatiga durante el primer trimestre. La disminución de la presión arterial y el aumento de la producción de sangre también agotan la energía, eso sin mencionar la montaña rusa emocional que puedes estar atravesando durante el embarazo.

Y no son solamente las hormonas las que pueden hacer que te sientas exhausta. Otros síntomas del embarazo pueden afectar tu sueño, incluyendo las náuseas matutinas (las que a pesar de su nombre, pueden aparecer durante la noche), tanto como la micción frecuente. Puedes prevenir que estos incómodos síntomas afecten tu nivel de energía, si dormís lo suficiente para vencer la fatiga.

La fatiga durante el segundo trimestre

Existe una buena razón por la cual el segundo trimestre es conocido como la luna de miel del embarazo. Tu cuerpo se ha ajustado al aumento de las hormonas del embarazo, de modo que te sentís menos cansada en el segundo trimestre y estás lista para comenzar a prepararte para la llegada de tu pequeño. Aunque la peor fatiga suele desaparecer generalmente en este momento del embarazo, es posible que te sientas cansada todavía, y está bien. Escucha a tu cuerpo y toma las cosas con calma cuando necesites un descanso.

La fatiga durante el tercer trimestre

Alrededor del tercer trimestre, probablemente te sentirás agotada a medida que crece el bebé. Puedes sentir que tanto tu vientre como tu ansiedad y tu dolor de espalda te impiden dormir, y que la presión sobre tu vejiga significará más viajes nocturnos al baño.

Cómo lidiar con el agotamiento durante el embarazo

Puedes sentir que tu cuerpo trabaja el doble para sobrellevar el embarazo, lo cual te hace sentir muy cansada. Aquí te compartimos unos consejos para que puedas aumentar tus niveles de energía y manejarte mejor con la fatiga:

  • Seguí una dieta saludable. Algunas veces, la fatiga puede estar relacionada con una deficiencia de hierro; así que ingerí muchos alimentos ricos en hierro y proteínas. Obtén tus vitaminas de las frutas, vegetales, huevos, nueces y una variedad de alimentos integrales, así podrás mantener tu energía estable durante todo el día. Puedes leer más acerca de la dieta saludable durante el embarazo aquí.
  • Mantente hidratada. Toma suficiente cantidad de agua durante el día, pero reduce la ingesta hacia el atardecer, para evitar la micción frecuente durante la noche.
  • Manten una rutina de sueño. Trata de adquirir el hábito de acostarte y despertarte a la misma hora todas las noches y todas las mañanas. Si sentís que necesitas dormir más, siempre puedes tomar una siesta durante el día. Intenta dormir al menos ocho horas cada noche.
  • Ponte cómoda en la cama. A medida que tu pancita crece, querrás encontrar la posición adecuada para dormir. Trata de dormir sobre tu lado izquierdo, para ayudar a mejorar el flujo de sangre de tu bebé y de tus órganos. Usa almohadas entre las rodillas para que te ayudes a soportar el peso; y también debajo del vientre y detrás de tu espalda. Manten tu cabeza elevada.
  • Mantente activa. Hacer actividad física con regularidad no solo te ayuda a prevenir los calambres en las piernas, sino que también te proporciona una gran cantidad de energía. Habla con tu médico sobre las opciones de ejercicios que puedes tener durante el embarazo.

¿Cuándo la fatiga es un signo de algo más?

Aunque la fatiga generalmente no es algo preocupante, algunas veces puede ser el síntoma de una condición médica que necesita atención. El embarazo puede incrementar el riesgo de anemia si no estás consumiendo suficiente hierro, y la fatiga puede ser uno de esos síntomas. Tu médico puede hacerte un examen de sangre para determinar tus niveles de hierro.

Si la fatiga está acompañada por un sentimiento constante de tristeza y de pérdida de interés, puede ser un signo de depresión prenatal. Alrededor de un 14 a un 23 % de mujeres embarazadas experimenta depresión durante el embarazo, lo que puede estar relacionado con los cambios hormonales que el cuerpo está experimentando. Si sentís que puedes estar afectada por esta situación, asegúrate de discutir tus síntomas con tu médico.

Es normal que te sientas cansada o exhausta durante el embarazo, por ello es importante que te cuides a ti y a tu bebé comiendo bien y descansando lo suficiente. No se trata solamente de que tu cuerpo esté experimentando una variedad de cambios, sino que también tu mente está ocupada con el deseo de encontrarte con tu pequeño y de tener la casa lista para su llegada. Por ello es natural que te sientas cansada y somnolienta de vez en cuando.